DARIO VALTANCOLI


Hola, soy Dario Valtancoli, nací en Italia en 1982, desde 2008 vivo en España y mi pasión más grande – lo que determina todas las decisiones que tomo en mi vida – es ayudar actores y actrices a realizarse como profesionales y artistas.


Llevo 22 años dedicándome a la formación actoral. Pero nunca quise ser actor. Empecé con la intención de ser maestro.


Más camino por el bosque de la maestría – me gusta llamarlo así – más me doy cuenta que no se trata ni de conocer los senderos a la perfección, ni de llegar a un destino, sino del camino en sí, ya que he comprendido que los verdaderos maestros nunca deja de explorar – y que «siempre hay más».


Dicho esto, de momento prefiero seguir definiéndome como profesor de actuación por vocación. Vocación por la pedagogía y la investigación, sobre todo a nivel metodológico, en el marco del trabajo creativo del actor / actriz.


Mi formación académica, como mi formación y experiencia profesional, refleja esta vocación: estoy licenciado en Pedagogía – Ciencias de la Educación (2007 – Universidad de Bergamo – Italia), me he diplomado en Hipnosis Ericksoniana y he completado el Máster Universitario en Intervención Psicológica con Metodología DBM – Developmental Behavioural Modelling (2014 – Universidad de Valencia).


Empecé a formarme profesionalmente como actor en 1999, con 17 años, estudiando el Método Mímico de Orazio Costa de la mano de Luca d’Amico, en la Academia de las Artes Escénicas de Milán, hasta 2001, año en el que me diplomé.


Durante un año, hasta 2002, estudié el Método de Lee Strasberg, en el Program for Professional Artists de Dominique De Fazio, profesor de interpretación procedente del Actors Studio de Nueva York.


Entre 2002 y 2008 he trabajado con grandes artistas y maestr@s vinculad@s de forma directa al trabajo de Jerzy Grotowski, como Rena Mirecka, Maud Robart, Nhandan Chirco, Gey Pin Ang, Jim Slowiak, Jairo Cuesta, Mario Biagini y Thomas Richards.


La relación pedagógica y profesional con Gey Pin Ang – ex miembro del Workcenter of Jerzy Grotowski and Thomas Richards, reconocida a nivel internacional como una artista y pedagoga extraordinaria – ha sido la más larga e intensa. 


Le conocí trabajando como actor en la compañía CIRT – Centro Indipendente di Ricerca Teatrale, dirigida por Mario Ruggeri, en Milán. Después de la gira en 2003 con el CIRT, presentando en Milán, Viena y diferentes ciudades de Polonia la obra «Primer Canto» dirigida por Ruggeri, empecé a participar a todos los seminarios de Gey Pin Ang que podía. Seguí durante mucho tiempo trabajando con ella, de forma siempre más continuativa. Le seguí con mucho interés, respeto, entrega y a lo largo de unos años, me convertí en uno de sus asistentes. 


En 2009, proclamado por la UNESCO el «Año Grotowski», el grupo de 5 asistentes del que formaba parte, presentamos «Bird’s Inn», un espectáculo, o mejor dicho, un estudio performativo, dirigido por Gey Pin Ang, en el mismísimo Grotowski Institute, en la ciudad de Wroclaw. En el mismo año estrenamos la versión de la obra «The Feast of You Shen» en la que actuamos Gey Pin Ang, el músico Nickolai D. Nickolov e yo, siempre en el Grotowski Institute y sucesivamente en el Teatro Varasanta, dirigido por Fernando Montes, en Bogotá, Colombia. 


Siento profunda gratitud y respeto hacia Gey Pin Ang y siempre la consideraré mí maestra. 


En 2008 me mudé a Valencia y en 2009 fundé y dirigí hasta 2011 el Laboratorio de Arte en Vivo, un espacio multidisciplinar para la investigación, la formación y la creación en el marco de las artes escénicas. Se trataba de un espacio enorme, con cuatro salas de ensayos y una sala de teatro, situado en pleno centro de la ciudad de Valencia y en plena crisis económica mundial. 


Me acuerdo con especial cariño de Carmen García, Teresa Vaz, Marc Escrig, Fabricio Fernández, mis asistentes, amigos, compañeros de batalla y con los que creamos la obra «Recordis – Volver a pasar por el Corazón», la primera verdadera obra de arte que he dirigido. 


El Laboratorio ha sido un una paliza enorme para mí. Lo di absolutamente todo, pero no fue suficiente. Fracasé y perdí mucho más que dinero. Pero empecé a aprender algo esencial de toda aquella frustración, vacío y soledad. Fue a partir del dolor por aquel fracaso que empecé a convertirme, más conscientemente y a lo largo de los años a continuación, en maestro de mí mismo. 


Desde 2012 hasta 2015 dirigí ARTS / Acting Research & Training Studio, un proyecto de formación profesional para actores y actrices con carácter de investigación, en colaboración con la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, en Valencia, Estambul y Milán.


En Estambul, en 2013, justo cuando conseguí armar, después de seis duros meses de trabajo, un equipo y un grupo de actores y actrices que había empezado a funcionar, estalló la protesta contra Erdogan y por las calles se empezaron a ver miles de soldados, policías y tanques del ejercito contra centenares de miles de ciudadanos armados solo de dignidad, cantos y botes de leche (que sirve contra los efectos de los lacrimógenos).


Después de una temporada observando de cerca, con curiosidad y a la vez indignación, esta revolución civil, decidí parar y retirarme. Estaba exhausto. Montar proyectos por mi cuenta, se había acabado.


A finales de 2014 me mudé a Madrid y decidí empezar a vivir según la que ahora llamo «la filosofía de la hormiga», que avanza poco a poco, pero no para nunca. 


Durante 5 meses estuve preparando un proyecto para un doctorado en la Huddersfield University, en Inglaterra, sobre estados de trance en el trabajo creativo del actor / actriz utilizando Hipnosis Ericksoniana remodelada con DBM. La Universidad, después de un proceso de selección, aceptó mi proyecto, pero finalmente no me dieron la beca que me hubiera permitido mantener durante los dos años de investigación, así que tuve que abandonar el proyecto. Otro pequeño fracaso.


De Septiembre 2015 a Diciembre 2016 trabajé como profesor de actuación en el TMT – Taller Municipal de Teatro de Segovia, impartiendo clases de teatro a niños, adolescentes y adultos.


Durante todo 2017 y gran parte de 2018 me dediqué a estudiar comunicación online, grabación y edición de vídeo, además de seguir investigando en las áreas de mi interés relativas al modelado conductual (DBM) aplicado al trabajo creativo del actor / actriz.


En 2018 publiqué mi primer vídeo en YouTube, que llamé «Entrenamiento del actor: 5 ejercicios para entrenar la presencia». Al principio no tuvo mucho éxito, pero es normal y seguí realizando vídeos durante todo aquel año, hasta llegar a unos 30 vídeo publicados.


A finales de 2018, viendo que en las redes estaba empezando a tener algo de seguidores realmente interesados en mi trabajo, me animé y organicé mi primer seminario en Madrid. Se apuntaron 8 personas. Entre ellas estaba mi ángel de la guarda, Isabel Cámara, a la que gustó tanto mi trabajo que propuso a la Unión de Actores y Actrices de organizar un seminario en la Unión.


El seminario tuvo lugar en Marzo de 2019 y fue un éxito. Todo el mundo quiso seguir trabajando conmigo, así que con la Unión decidimos abrir dos grupos del «Taller Permanente sobre las Acciones Físicas», que se llenaron. 


También empecé a trabajar en la Nave 73, siempre en Madrid, dando clases en mi taller «La Fábrica de los Solos – Creaciones Escénicas Solistas», que también se llenó.


Durante el verano del 2019 dirigí la nueva versión de la obra «No Solo Duelen los Golpes», de mi amiga y formidable actriz Pamela Palenciano, obra estrenada en el Teatro del Barrio y presentada en frente de centenares de miles de personas en toda España y al extranjero. 


También empecé a escribir el guion de una película. 


Todo iba bien, por fin. 


Y a principios de 2020… Llegó la pandemia.


Después de haber pasado por una crisis económica mundial y una revolución, esta vez decidí no tener miedo, no venirme abajo y seguir adelante.


No estaba en mis planes volver a abrir un espacio y montar un proyecto otra vez. No en tan poco tiempo. Sobre todo no en el medio de una pandemia.


La decisión la tomé de forma reactiva, en plan: «Basta, nunca habrá el momento perfecto, no voy a perder ni un segundo más». 


Lo que me hizo sentir tan fuerte, es el hambre y el amor que siento por mi profesión. Soy consciente de la cualidad del trabajo que hago con los actores y actrices, he preparado el terreno durante muchos años y tenía muchas ganas de salir a la luz y de que las cosas funcionaran.


En la actualidad he creado una realidad en Madrid en la que actores y actrices profesionales pueden entrenar, formarse y seguir creciendo como artistas, que he llamado Estudio Valtancoli. 


Mí objetivo es claro: quiero dejar una huella en la historia de la actuación. 


No porque quiero demostrar algo. Tampoco porque quiero ser el mejor.


Lo realmente importante, desde mi punto de vista, no es demostrar o hacer algo mejor que otros.


Lo esencial es hacer algo que tenga sentido para un@ mism@.


Para mí, tiene sentido vivir una vida dedicada a dejar una huella en la historia de la actuación. Tiene sentido explorar y abrir nuevos caminos en el bosque de la maestría, dejar una huella e indicar a otr@s el camino. Tiene sentido sentirme agradecido pensando que l@s que vinieron antes, l@s maestr@s, lo hicieron: dedicaron sus vidas a explorar, dejar una huella e indicar a otr@s el camino. Si yo estoy aquí es gracias a l@s mestr@s, así que tiene sentido que me sienta agradecido. Para mí tiene sentido dedicar mi vida a dejar una huella, para que los que vendrán después, en algún lado del bosque, la encuentren y les pueda servir a seguir avanzando en su camino. 


En el fondo, hablo del camino hacia una profunda comprensión de nosotr@s mism@s como seres humanos. 


Y creo que construir una profunda comprensión de un@ mism@ como ser humano, si un@ quiere vivir una vida plena, es algo que tiene mucho sentido.


¿Quieres más información?